“Caga Tió!”, la extraña tradición del Tronco de Navidad catalán

Ejemplo típico del Tió de Nadal que cada familia catalana suele tener.
Foto: OSORIOartist/Shutterstock. Sacada del artículo “In Parts of Spain, Kids Get Their Christmas Candies From a Pooping Log” del sitio web matadornetwork.com: https://cdn1.matadornetwork.com/blogs/1/2022/12/Caga-Tio-Catalonia-Spain-social.jpg

¿Conoces el Tió de Nadal (Tronco de Navidad en catalán), ese tronco que caga dulces y pequeños regalos cuando se lo golpea? Si no te suena, es normal, no lo verás en ningún otro lugar que Cataluña, donde es, desde hace siglos, el equivalente del Papá Noel de las otras culturas occidentales. Por lo tanto se destina sobre todo a los niños y se celebra en familia durante la Nochebuena y en casi todas las escuelas catalanas al acercarse de las fiestas. Bajo su apariencia de fiesta pagana, se trata en realidad de una tradición religiosa vinculada con el nacimiento de Jesús Cristo, pero es tan popular que todos pueden respetarla, solo teniendo en cuenta el calendario. Entonces, ¿cómo una tradición cristiana puede convertirse en una celebración tan fuera de lo común, por no decir extraña? ¿Y por qué un tronco de árbol? Vamos a describir su práctica y retroceder en el tiempo poco a poco para descubrir su origen.

¿En qué consiste esta tradición?

En Cataluña, cada día a partir del 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, se suele “dar de comer” a un pequeño tronco personificado, a quien se le ha pintado una cara con una boca, una nariz y ojos, se ha puesto cuatro patas, como si fuera un perro, para hacer cueva, y una manta encima para que no tenga frío. En general, aun se le pone también en la cabeza imaginaria una barretina, la boina típica y tradicional que se lleva en Cataluña. Es el 24 de diciembre, durante la Noche de Navidad, cuando el tronco por fin “caga”, después de haber comido bastante. Entonces, los padres piden a los niños que vayan a otra habitación, los ponen de cara a la pared o les tapan los ojos con un pañuelo y les hacen dar unas vueltas. Mientras tanto, ellos ponen golosinas y regalitos debajo de la manta. Luego, dan bastones o palos a cada niño, los cuales deben golpearlo, cantando un villancico, en la mayor parte de los casos, la canción “Caga Tió”, la más popular para hacer cagar al tronco. Después, levantan la manta para descubrir los regalos y repiten el movimiento tantas veces como se quiere hasta que se acaban. Cuando los niños se encuentran finalmente con una sardina bien salada, una cebolla, un ajo o un trozo de carbón, significa que el tronco no va a cagar más.

Caga tió (Caga tronco)

ametlles i torró (almendras y turrón)

no caguis arengades (no cagues sardinas)

Que són massa salades (Que son demasiado saladas)

caga torrons (caga turrones)

que són més bons. (que son más buenos)

Caga tió (Caga tronco)

ametlles i torró (almendras y turrón)

si no vols cagar (si no quieres cagar)

et donaré un cop de bastó. (te daré un golpe de bastón)

Caga tió! (¡Caga tronco!)

Dos niños golpeando al Tronco con palos, tal y como lo exige la tradición actual.
Illustración: sitio web del Ayuntamiento de Bellpuig: https://www.bellpuig.cat/actualitat/agenda/caga-tio/@@images/d2d5faa6-b601-44b4-addc-8cb9e20de0de.jpeg

¿Una tradición exclusivamente catalana?

El Tió de Nadal no se celebró siempre tal y como la actual tradición y no fue exclusivamente catalana. Desde hace poco, de cierta manera, se celebró también en el sur de Francia, como en Provenza, donde su connotación religiosa era más explícita. Mientras esperaban para ir a la misa del gallo, los adultos entretenían a los niños “haciendo cagar al tronco”, es decir, les mandaban que rezaran en una esquina de la habitación, de cara a la pared, y cuando regresaban, encontraban frutas confitadas, frutos secos y dulces y se les decía que era el regalo del niño Jesús por sus oraciones. En otras ocasiones, salían a la calle y pedían a la luna que bendijera la tronca, para que fuera generosa y diera regalos en abundancia. Fue en algunas zonas de Aragón y Cataluña donde comenzaron de verdad a dar bastones a los niños para golpear el tronco. Al igual que otra costumbre religiosa, la de golpear limoneros con cadenas durante la noche de San Juan, la tradición aragonesa-catalana surgiría de una práctica de origen grecorromano, que consistía en golpear los árboles para que dieran más frutos o como castigo por no haberles dado.

El fuego antes de los golpes

Antes de personificarse y adquirir esta dimensión casi escatófila y brutal en Cataluña, el Tió de Nadal no era más que un vulgar trozo de madera que se asiociaba a su elemento de predilección: el fuego. La tradición quería que se buscara el tronco más grande que se podía encontrar y se lo llevara a casa. La Noche de Navidad, se colocaba los restos de los tizones del año anterior en la chimenea limpiada y se les encendía, colocando el tronco nuevo encima y dejándolo quemar toda la noche, esto hasta la noche de fin de año o hasta la noche de Reyes. En este momento, lo apagaban y conservaban los tizones hasta el año siguiente, para encender el tronco nuevo, y así sucesivamente. Este rito se dedicaba especialmente a la fertilidad, para propiciar la abundancia y alejar las desgracias del grupo doméstico. Alrededor del tronco, se recordaba también a los ancestros y los amigos ausentes, y se priorizaba la hospitalidad hacia los forasteros. ¿Pero cuál es la relación entre un tronco de árbol y la Navidad?

¿Una tradición inicialmente cristiana?

En realidad, el supuesto Tronco de Navidad inicialmente no tuvo nada que ver con la religión cristiana, sino que se vinculó con fiestas paganas anteriores al nacimiento de Jesús: las Saturnalias -el culto a Saturno, dios de la siembra y la agricultura- que se celebra del 17 al 23 de diciembre; y el Natalis Solis invicti -el culto a Mitra, dios del sol- en que se celebran, desde el siglo II antes de Cristo, la muerte del sol el 24 de diciembre y su renacimiento el 25 con banquetes y regalos, costumbres similares a las celebraciones de Navidad. En el siglo IV, cuando la iglesia cristiana decidió celebrar por primera vez la Navidad el mismo día en que el pueblo celebraba el Natalis Solis invicti, algunas personalidades de la Iglesia condenaron y exhortaron que se prohibieran los cultos al árbol y al sol, y en particular el rito del tronco. La celebración del Natalis Solis invicti y el culto al árbol se extendieron tanto en Europa que fueron asimilados una vez más a Navidad. La Iglesia no pudo más que aceptar y el tronco pasó a ser el Tronco de Navidad.

Aunque sus diversas orígenes sobrepasaron las simples fronteras españolas, la tradición del Tió de Nadal solo perduró en Cataluña y cambió mucho para llegar a su forma actual, que presentamos previamente. Hoy ha desaparecido la veneración al árbol, su bendición, las propriedades mágicas o curativas que le atribuyeron y el hecho de quemar el tronco, pero cabe decir que solo se adaptó: alrededor del siglo XVIII, la tradición se desplazó de las zonas rurales a las ciudades, donde resultaba difícil llevarla a cabo por los cambios en los métodos de calentamiento. Si en ciertas culturas simbólicamente se prefiere comérselo en cuanto pastel, en Cataluña ha pasado a ser una fiesta lúdica que conservó su vínculo con Navidad, ocultando su origen pagano. Incluso, añadieron el rito de dar golpes para que el tronco defeque regalos, lo cual resulta muy vulgar para un juego de niños. Por este motivo, el Tió de Nadal a menudo es víctima de múltiples controversias, pero no hay que olvidar que los catalanes otra vez juntaron la religión con los excrementos, inventando el caganer, una figura de belén que caga también. Sea como sea, el Tió de Nadal logró arraigarse en Cataluña y acabó por formar parte de su propia identidad.

Fuentes:

MALAS TOLSÁ, Olga, MALAS TOLSÁ, Khaled, RIBAS GRÈBOL, Maritxell, « Una anàlisi de la tradició del Tió de Nadal i el seu ús com a recurs a l’escola », ÀÁF Àmbits de Psicopedagogia i Orientació, noviembre de 2018, pp. 70‑79.

THIRIET, Valérie, « Tió de Nadal », [En línea: https://app.evasionenpayscatalan.fr/traditions-legendes/i/40598542/tio-de-nadal].

« De donde proviene la tradición del Tió de Navidad y el Caganer? ». [En línea: https://www.naturaki.com/es/tio-navidad-caganer/].

« ¿En qué consiste y de dónde viene la curiosa tradición en Cataluña de pegar a un tronco el día de Navidad? » [En línea: https://www.bbc.com/mundo/media-42418928].

« Tió de Nadal, els orígens i la tradició », Experiències rurals, 2019, [En línea: https://experienciesrurals.com/2019/12/19/origen-del-tio-de-nadal/].



Citer ce billet
Séverine Guého (2023, 1 août). “Caga Tió!”, la extraña tradición del Tronco de Navidad catalán. Papel y Pantalla. Consulté le 21 juin 2024, à l’adresse https://doi.org/10.58079/t3y6

Séverine Guého

Étudiante en deuxième année de Master LLCER, Études hispaniques et latino-américaines.

More Posts

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search