El laberinto del fauno, o el elogio de la fantasía

El laberinto del fauno es una película hispano-mexicana de 2006 que fue dirigida y producida por Guillermo del Toro. Es una obra a medio camino entre drama e historia maravillosa con referencias cuentísticas. Allí, se mezclan la trama realista con el trasfondo histórico de la inmediata posguerra civil española la con la aventura maravillosa de una niña perturbada por los acontecimientos que está viviendo.

Cartel de El Laberinto del fauno, en ligne sur Centro cultural Tzolk'in, 2006
Cartel de El Laberinto del fauno, en ligne sur Centro cultural Tzolk’in, 2006

Trata de una niña llamada Ofelia, huérfana de padre, que se traslada con su madre embarazada a un pueblo. Allí, la niña conoce a su padrastro, Vidal, que es un hombre cruel, Capitán de la Policía armada franquista que está en conflicto con los guerrilleros republicanos escondidos en las montañas. Al principio de la película, Ofelia descubre un laberinto cerca de su casa donde encuentra a un fauno que le da retos de cumplir para que llegue a ser la princesa de un mundo subterráneo donde pudiera reunirse con su padre fallecido. Tras la muerte de su madre dando a luz a su hermano, el fauno pide a la niña que cumpla el último reto : llevar a su hermano recién nacido en el laberinto para sacrificarlo, con el fin de abrir las puertas de su futuro reino. Vidal sigue a Ofelia hasta el laberinto para recuperar a su hijo y mata a Ofelia que quería proteger a su hermano. La sangre de un ser inocente siendo desparramada como lo pedía el reto, Ofelia accede a su reino donde se reúne con su padre.

Se puede constatar en esta película la dualidad conflictiva entre por un lado una realidad cruda, violenta y sin final feliz posible y por otro lado, un mundo maravilloso, fantasmado (o no) por la niña, donde lo crudo se transforma en un fin feliz. Así y de esta manera, el laberinto del fauno demuestra cierta porosidad entre ambos mundos que a lo largo de la película van confundiéndose.

Primero, bien podemos destacar la realidad cruda en la que se encuentra la pequeña Ofelia. Estamos en un periodo de posguerra en el cual el general Franco crea un ambiente de terror en España, en particular gracias a las Fuerzas Armadas. El Capitán Vidal está representado como fuerza de imposición de la ideología machista y violenta del franquismo : a lo largo de la película, el Capitán Vidal persigue a los guerrilleros republicanos que siguen combatiendo contra Franco, en unas escenas crudas de tortura sobre un guerrillero tartamudo o de extrema violencia sobre un simple cazador del maquis, que Vidal mata sin vergüenza. La violencia franquista se puede ver también en la condición social de la madre de Ofelia porque se ve obligada a trasladarse al campo para que pueda dar a luz a su hijo en presencia del padre, Vidal, y para que su niño se quede bien, Vidal la obliga a quedarse en una silla de ruedas. Además, cuando la madre muere, no tiene ninguna tristeza sino alegría de ver a su niño, su descendencia masculina, salvo y sano.

A continuación y paralelamente a este trasfondo histórico y violento, la niña Ofelia se construye un mundo de fantasía en el cual se encuentra con un fauno, una criatura mitológica medio hombre medio cabra, mientras descubre un laberinto cerca de la casa de Vidal. Desde el principio, es obvio que lo que va a ocurrir en este “cuento” o por lo menos en esta historia resultará inquietante porque el laberinto se deja observar ya de entrada como un lugar misterioso e incluso inquietante gracias a las connotaciones que lleva consigo, en particular la referencia a otro episodio de la mitología griega, el del laberinto del Minotauro. Pero, a contrario del laberinto del Minotauro con el cual ya se sabe que la muerte está cerca, en el laberinto del fauno, la muerte no parece ser una eventualidad aunque ya desde el principio, se hacen dudas acerca de su existencia. La mujer que cuida de Ofelia, Mercedes, le dice desde el principio y como si ella supiera que la niña no debe dejarse tentar por esta fantasía :

« Es un laberinto. Nada, un montón de piedras muy viejas que han estado siempre ahí, antes incluso que el molino. Ni te acerques, te puedes perder. »

En efecto, el fauno pide a la niña que cumpla tres retos para llevar a ser princesa del reino subterráneo y por eso, de cierta manera, podemos suponer que se tratará de cierto relato de aprendizaje, en el cual por ejemplo la niña va a entrar en el mundo de los adultos al aprender como traspasar la realidad o vivir con ella a pesar de sus dificultades y crueldades. Así, la primera tarea de la niña consiste en quitarle a un árbol un sapo que le va matando y podemos suponer que se trata de uno reto destinado a hacer de ella princesa amable y protectora de la naturaleza. Además, cuando la madre de Ofelia empieza a ir mal, el fauno le entrega a la niña una mandrágora para poner debajo de la cama de su madre para cuidarla como si se tratara de mostrar que hay esperanza en la enfermedad y sobre todo recursos para ir en contra.

Sin embargo, a medida que la película va avanzando, uno se da cuenta de que esta aventura no tiene nada de maravilloso. En efecto, la segunda tarea pone a la niña en peligro porque debe entrar en cierto mundo paralelo en el que vive una criatura no humana, según el fauno, y del que tiene que protegerse. La última tarea viene como un clímax en este ambiente horroroso con la petición del fauno de sacrificar al hermano para poder vivir como princesa. El hecho de que Ofelia se niegue a hacer daño a su hermano hasta sacrificarse para intentar salvarlo de su monstruoso padre muestra la bondad de la niña, que quizás no estaba destinada a vivir en el mundo terrestre si leemos la película en su sentido poético. En efecto, con el final de la película con la muerte de Ofelia, las palabras de Mercedes, “ni te acerques, te puedes perder” toman otro sentido : el verbo “perder” alude a su sacrificio, a su muerte y no a la posibilidad de que pueda quedar despistada en el laberinto.

La muerte de Ofelia puede entonces explicarse como el punto supremo de la dualidad entre los mundos porque mientras que el mundo queda igual con sus violencias y traumas como lo muestra la última escena de la película en la que se ve a Mercedes agachada sobre el cuerpo inanimado de la niña, a Ofelia se le abren las puertas de este mundo subterráneo, en el cual sus valores de coraje, devoción, amor y bondad pueden mostrarse abiertamente. Con El Laberinto del fauno, tenemos una historia que de forma muy maniquea se termina mal para los “malos” y muy bien para los buenos, tal como en un cuento infantil, adaptado a la imaginación de una niña de diez años.

Fuente : MURCIA, Claude, « La violence à l’épreuve de l’hybridation générique : El laberinto del fauno, de G. del Toro », en L’Ordinaire des Amériques [En ligne], 213 | 2010, mis en ligne le 01 novembre 2015, consulté le 06 décembre 2022. URL : http://journals.openedition.org/orda/2445 ; DOI : https://doi.org/10.4000/orda.2445

Fuente del imagen : Centro cultural Tzolk’in,
https://th.bing.com/th/id/R.487d253abf69a06a126775eaea62ae5f?rik=dFfUftBZs%2fom9A&riu=http%3a%2f%2f4.bp.blogspot.com%2f_BRhFG4y1cfw%2fTE4T1-OEL4I%2fAAAAAAAAAqI%2fs5HzM908c44%2fs1600%2fLaberinto%2bFauno%2b002.jpg&ehk=0UTokYVrpaVxWBs8tCd95rYODfbHDqMkPchVcVVxLQg%3d&risl=&pid=ImgRaw&r=0



Citer ce billet
Julie Courrieu (2023, 5 juillet). El laberinto del fauno, o el elogio de la fantasía. Papel y Pantalla. Consulté le 21 juin 2024, à l’adresse https://doi.org/10.58079/t3y1

Julie Courrieu

Etudiante en Master 2 LLCER Etudes hispanique et latinoaméricaine.

More Posts

Vous aimerez aussi...

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search