No querer ser madre: un ensayo polémico de Lina Meruane

“El opresor no sería tan fuerte si no tuviera cómplices entre los propios oprimidos”.

Simone de Beauvoir

Lina Meruane[1] es una narradora, cuentista, ensayista, y catedrática de la Universidad de Nueva York, chilena de origen palestino e italiano, nacida en 1970 en Santiago de Chile. Recibió diversos premios pero su obra más destacada fue Sangre en el ojo, su obra más exitosa y mejor juzgada por la crítica con la que ganó el Premio Sor Juana Inés de la Cruz (2012). Creció bajo la dictadura de Pinochet (1974-1990) y no es sorprendente que se interesara por el tema de la maternidad, del rol de la mujer en la sociedad.

Según Andrea Zamora Garrao[2], la política de la dictadura sobre la cuestión femenina era un discurso tradicional y conservador, que apuntaba a la protección de los valores familiares tradicionales y al reforzamiento del modelo patriarcal, fortaleciendo la visión vigilante de la mujer-madre abnegada. El papel central de la mujer consistía en la reproducción del rol de la mujer “madre-esposa”. Es lo que la escritora denuncia en su obra Contra los hijos, publicada en 2018, en la que siguiendo las palabras de Lorena Amaro Castro “busca generar conciencia sobre los estereotipos actuales de la súper-madre y el estrés al que se someten no solo las mujeres que asumen el desafío de una tiránica ideología del cuidado del niño […] sino también quienes han decidido no tener hijos, pero son presionadas socialmente para hacerlo”.[3]

Portada de Contra los hijos de Lina Meruane, 2010

Contra los hijos se originó en una crónica para la revista Etiqueta Negra en 2010 y fue un libro muy polémico en Chile y en el extranjero. El ensayo fue publicado en Chile en pleno proceso de movilización social, cuando la discusión sobre las políticas sociales que afectan a la mujer, que avanzan con mucha dificultad debido al carácter conservador de la élite en el poder, alcanzan su punto de mayor intensidad. La voz de Meruane critica la institución de la maternidad desde una posición muy clara: la de una escritora/creadora que ha decidido no tener hijos [3].

En su libro, Lina Meruane denuncia el rol de la sociedad en el mantenimento del proceso cíclico que representa la maternidad, desarrollando una lista de figuras que contribuyen al malestar de la mujer en la sociedad. El hecho de tener hijos aparece como una preocupación social que no es forzosamente femenina, más bien impuesta por la sociedad, el Estado y las normas. La escritora afirma que en un mundo en el que las madres están escritas,“la máquina de hacer hijos es nuestra condena”.

El Estado ha sido siempre la base de la desigualdad en una sociedad dividida entre el deseo de liberación y el deseo conservador. La causa femenina fue y sigue siendo uno de los problemas que prospera con el tiempo. Según la escritora, el gran lema del Estado es “mantener en marcha a la especie”. El Estado quiere niños, quiere obtener el número suficiente de niños para aumentar su población pero no hace nada para asumirlos, no ayuda a las familias a educarlos, a alimentarlos, a tener hijos en buenas condiciones. No mejora las condiciones de vida de su población entonces tener hijos es un riesgo más que un deseo, lo más importante es hacer hijos sea cual sea la situación.

Además, la procreación es un problema social porque no existe una educación sexual o campañas de prevención que permitan “la abstención reproductiva”. Al contrario, se observa en ciertos países una “criminalización del aborto”: las mujeres no pueden disponer de su cuerpo y elegir si quieren hijos o no, no obstante si tomamos el caso de América del Sur notamos que el aborto se autoriza en muchos países a partir de 2020 mientras que en el Guatemala se prohíbe a partir de esta fecha. Lina Meruane afirma que la madre se convierte en una proletaria del Estado, el trabajo esencial de las mujeres siendo hacer niños. Desde la niñez, la mujer está preparada para ser un día madre.

“La compleja maquinaria se echa a andar en la infancia, con la muñeca de trapo, con los enseres domésticos en su versión juguete-de-plástico, con los relatos que enaltecen de manera precoz la procreación.”

Contra los hijos, p. 12

Esta imagen de la chica con una muñeca es tan normalizada que nos implanta en un destino definido por nuestro sexo de nacimiento. Así, tener hijos se convierte en una evidencia y no en un tema que se pueda cuestionar, es en realidad “un querer ajeno pero invencible”. La mujer siente presión al no tener hijos desde los veinte años y esa presión se empeora pasados los treinta. Y esa presión se extiende hacia la mujer-sin-hijos, vista por la sociedad como mujer incompleta, que no tiene derecho a no querer tener hijos.

En verdad la mujer es victima de este “coro de sopranos, barítonos, tenores, bajos: el potente vibrato del patriarcado” compuesto por diversas figuras que la autora identifica.

  • El ángel, primera figura desarrollada por la autora, hace culpabilizar a las mujeres que no se quedan en casa y “exige la exclusividad femenina en el cuidado de los hijos”. Actúa como un espectro que planea alrededor de las mujeres que no entran en el molde para siempre recordarle lo que deberían hacer para estar en las normas. En verdad, este ángel simboliza el regreso de los valores conservadores y autoritarios que vuelven a imponerse y recuerdan a las mujeres su lugar en los ámbitos de la economía, política, o sea en la sociedad. Este ángel demuestra que una mujer no tiene nada y no es nada sin sus hijos.
  • El fenómeno de la mujer-madre es ambivalente porque las propias mujeres contribuyen a esa presion social (las madres, las abuelas, la super-madre…). Se crea casi una competición para saber quien será la mejor madre y también para saber quien será madre antes que las demás.
  • El padre siempre fue la figura fuerte, autoritaria de la familia, el “detentor del poder masculino”. A menudo representantes del machismo y responsables legales de los hijos, los padres “siempre delegaron su cuidado en la madre”. Podemos decir que las cosas evolucionaron un mínimo y “hoy realizan más labores domésticas y prestan más atención a los hijos que los de generaciones pasadas”. Pero de cierta manera siguen descansando en la madre, siendo ellos mismos los otros niños de la casa. Lina Meruane explicita el hecho tomando el ejemplo del novelista chileno Rafael Grumucio, para quien la paternidad ha significado “ser cada vez más hijo”.
  • Los hijos, según Lina Meruane, son una creación, “el instrumento que la sociedad ha creado para censurar como nunca nuestra libertad”, para encerrar en su casa a la mujer, para que obedezca, que se someta a una persona más. El niño es un ser dual, una “cosa delicada” y a la vez “feroz” que la madre debe procurar no echar a perder. Representa “una proyección del éxito o fracaso de la familia; es, en sí mismo, un proyecto” y “la realización de la familia”. No se puede fallar en la creación de este hijo, debe ser el mejor, el más fuerte, el que estudia más, que trabaja más. En este ensayo, Lina Meruane redacta esas páginas contra los hijos, “contra la secreta fuerza de los hijos-tiranos”, “el síndrome del emperador”, “rey-de-la-casa”, “pequeño dictador”. Meruane se opone pues a la posición en la que se encuentran los hijos de hoy porque “ahora son [ellos] quienes mandan”. El hijo es “un ser que no respeta puertas, que no conoce límites.”

Finalmente, la sociedad en general genera moldes, reglas que es imperativo seguir, sobre todo cuando la persona es una mujer. Lina Meruane demuestra con su ensayo que las mujeres tienen que ser solidarias y luchar contra ese rol de madre que impide vivir la vida de una mujer libre, apasionada y profesional.


[1] Hablemos escritoras, Biografía de Lina Meruane, 2022, URL: https://www.hablemosescritoras.com/writers/324

[2] Andrea Zamora Garrao, « La mujer como sujeto de la violencia de género durante la dictadura militar chilena: apuntes para una reflexión », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 13 mars 2008, consulté le 17 avril 2022. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/27162 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.2716

[3]Lorena Amaro Castro, “MATERNIDADES “LÍQUIDAS””, Revista Chilena de Literatura , No. 101 (Mayo 2020), pp. 13-39 Published by: Universidad de Chile Stable URL: https://www.jstor.org/stable/10.2307/26915654

Lorena Spica

Étudiante en deuxième année de master LLCER Études hispaniques et latino-américaines.

More Posts


Vous aimerez aussi...

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search