Pejac o el ‘Banksi español’: del homenaje artístico al compromiso político

Al igual que el arte público, que actúa como herramienta en la configuración de un lugar ya que tiene en cuenta el paisaje urbano y lo transforma, el arte callejero participa en el proceso de metamorfosis de la ciudad. Dialoga con el entorno urbano y contribuye al desarrollo de la cultura visual de la ciudad. Tanto el arte público contemporáneo como el arte callejero pueden sondear las estructuras culturales de una ciudad de forma lúdica y crítica.”  [1]

WACLAMEK, Anna, Street Art et graffiti

Presente en la calle con diversas formas desde los años 60, el arte urbano se ha convertido gradualmente en un importante fenómeno estético y cultural en los últimos veinte años. Marginados durante mucho tiempo, los artistas que trabajan en el espacio público ven ahora sus intervenciones retransmitidas por los medios de comunicación e internet, cuando no son ellos mismos los que las promueven en las redes sociales. Esta omnipresencia contrasta con la dificultad de definir con precisión los contornos del arte urbano. En efecto, hay desacuerdos y escisiones estructurantes en su seno. Entre ellas, la distinción entre arte callejero y grafiti, hecha casi unánimemente por los artistas. Aquí hablaremos únicamente de arte callejero o arte urbano. En efecto, ¿qué otro arte juega con la noción de ilegalidad, dialoga con el entorno construido y cuestiona el concepto de espacio público hasta tal punto? ¿Qué otro arte nace de forma tan espontánea y produce obras cuyos autores saben que están destinadas a desaparecer tarde o temprano? El arte callejero es, en definitiva, un fenómeno sin precedentes, una práctica artística que no se parece a ninguna otra, una tendencia excepcional que ha surgido fuera de los marcos tradicionales de la galería, del museo o de la escuela de arte. De hecho, el carácter proteiforme de este arte y la curiosidad que despierta llevan a los artistas a utilizarlo para poner de manifiesto un problema social.

“[…] lo que uno aprende en medio de las plagas, [es] que hay más cosas en los hombres para admirar que para despreciar”

Albert Camus, La Peste

El 31 de diciembre de 2019, las autoridades sanitarias chinas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaron la identificación de un nuevo coronavirus, el Sars-CoV-2. Fue el comienzo de una gran convulsión mundial. El comienzo del año 2020 estuvo lleno de imprevistos e incertidumbres, anunciando una crisis planetaria que pondría en tela de juicio nuestros comportamientos y hábitos. Comienza un año de improvisaciones y retos para todos, en particular para los artistas.

Sin embargo, encerrados, aquellos protagonistas, paradójicamente, redoblan sus esfuerzos para ofrecer contenidos. Nunca antes el arte urbano se había apoderado así de las noticias. “Al revelar ambos el estado de nuestras sociedades y sus disfunciones, el arte callejero y la Covid-19 tenían que encontrarse”, escribe el Dr. Stewart Cole en el prefacio de “Les murs du confinement”. Reflejo de la sociedad, el arte ha sido un gran testigo de esta crisis, que sigue siendo extraña y a priori indomable.

Sin embargo, el pánico no se apoderó del artista cántabro Pejac. Soñador, el artista no pudo evitar ver el mundo de forma diferente. Siempre fiel a sus compromisos, tanto con las causas sociales como con las medioambientales, se ha distinguido en particular por la creación de obras en los campos de refugiados sirios y palestinos en Jordania; pero también, más recientemente, por haber participado en la proliferación de obras artísticas que “han sido liberadoras, aportando la empatía, la impertinencia y la ironía necesaria para ayudarnos a expresar nuestros sentimientos, a tomar distancia con la crisis”, según el citado profesor Stewart Cole. Como reflejo de la sociedad, el arte ha sido y es todavía un gran testigo de esta extraña época, con su lote de dudas y cuestionamientos.

Pejac y el Street art

En efecto, vivir en un entorno visualmente estimulante es una fuente de satisfacción para muchos de nosotros, y no es de extrañar que los artistas vengan a colorear nuestras ciudades con imágenes, mensajes o ideas. Por ello, las obras del arte urbano pueden considerarse un antídoto contra la tristeza urbana.  El arte callejero tiene la capacidad de sacarte de la rutina, aunque sólo sea por unos minutos. Te habla a través de imágenes y textos, y te hace descubrir nuevos lugares, te asombra, te lleva a pensar, te deja a tu propia interpretación o te deja pistas en forma de palabras o dibujos cuidadosamente elegidos, y hasta te hace cuestionarte a tí mismo y al mundo que te rodea. En este sentido, Pejac también está muy interesado en comunicarse visualmente con el mayor número de personas posible para llamar la atención sobre determinadas cuestiones socioculturales. A través de cada una de sus obras se profundiza el valor que tiene la ciudad, y de allí, la calle como escenario para la realización de intervenciones artísticas altamente comprometidas con el contexto socio-político en que se desarrollan. Pejac crea escenas que se basan en la vida cotidiana, así como en sus inspiraciones y modelos artísticos. La dimensión comprometida de sus obras, aunque evidente, no excluye a ningún público. Todo el mundo tiene acceso a estas obras, porque pueden colocarse en cualquier lugar tanto visual (un techo, un barco, un mural, una ventana…) como intelectualmente. Refinadas y poéticas, se encuentran en el corazón mismo de las ciudades, y a veces donde uno menos lo espera, como es el caso del tríptico creado en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander.

Pejac,es igualmente activo en la calle y en el estudio. Trabaja principalmente en blanco y negro, y sus obras públicas se basan y se nutren generalmente en el trampantojo y la manipulación de la perspectiva. “Su obra, a menudo gráficamente minimalista, plantea importantes cuestiones sociales y políticas”, afirma Lou Chamberlin en su libro Street Art, les murs ont une histoire“. Añade que “sus creaciones pueden apreciarse en múltiples niveles, sobre todo gracias a la atención que presta al contexto social y cultural en el que las sitúa”. Crea obras, que muchas veces, dicen lo indecible o lo no políticamente correcto. De hecho, su arte se diferencia de los demás -aunque se aparenta con el de Banksy en varios puntos- por ser definido como “sutil”. Esa sutileza llama directamente la atención del transeúnte. Es, por así decirlo, el motor de muchas de sus obras.

Del homenaje artístico…

Pero lo que más anima al artista es la voluntad de responder a “una urgencia poética” y a una “preocupación por la democratización“.

Entre Moscú, París, Londres, Estambul, Santander o Milán, las obras de Pejac embellecen las paredes de una manera siempre fascinante, entre el Street Art creativo y las diversiones urbanas, sus originales trampantojos parecen demostrar que la creatividad del artista no tiene límites.

Vandal-ism (tribute to Édouard Manet)

Multiplicando las referencias, Pejac, aquí, desvía un acto subversivo hacia un gesto poético. En efecto, se denuncia la violencia y la mala interpretación que se hace del arte callejero. La silueta en blanco y negro de un niño lanzando una piedra, recortada limpiamente en una pared, recuerda los actos vandálicos de la adolescencia, como sugiere su título, Vandal-ism. La figura, realizada con una plantilla de estarcir, evoca inevitablemente a Banksy, gran agitador del arte urbano. Sin embargo, aquí la proyección se transforma en una obra de arte. La marca dejada en la pared revela le Déjeuner sur l’herbe de Manet, como si, a través de su acción, el joven rebelde desvelara la obra que hubiera sido descubierta de forma soluble, el proyectil lanzado aquí finalmente se asemeja a una simple bomba de agua. Al fin y al cabo es “el resultado de la ira y la sensibilidad estética al mismo tiempo“, explica Pejac, y añade “es como si cometiera un acto de vandalismo ilustrado.

Re-thinker (tribute to Auguste Rodin)

Poco antes, en Asia, el artista rinde homenaje a Rodin, colocando al célebre Pensador en un edificio, pintado éste en una ventana para crear un efecto óptico, un trampantojo de los que Pejac es especialista.

Drift (tribute to Edvard Munch)

Por último, con motivo del festival NuArt de Stavanger (Noruega), Pejac hace referencia a Munch y a su famoso grito a través de su obra “Drift”, donde las huellas del coche de juguete de un niño, que juega en una pared, dibujan el famosísimo cuadro. Un guiño que no deja indiferente al espectador.

Pejac, Drift (Tribute to Edvard Munch), Stavanger, Noruega, 2015. © Pejac, www.pejac.es

Pejac lucha para acabar con las fronteras generacionales o socioeconómicas que pueden existir entre los hombres. Como lo afirma Blek le Rat, artista de grafiti parisino, el objetivo es lograr una “reconciliación entre el público y las imágenes sagradas dentro de los museos”. Al fin y al cabo, las citas y referencias al patrimonio clásico son una forma de difundir el conocimiento y fomentar el descubrimiento de obras originales. ¿Y si “este museo al aire libre” fuera el primer paso para visitar cualquier museo “cerrado”? 
En efecto, desde la tipografía ordinaria, pasando por el garabato más sibilino hasta los dibujos más elaborados, incluso realistas, la imaginería urbana puede ser muchas cosas, pero siempre tiene algo de lúdico o de profundo. Puede expresar convicciones, miedos o placeres. Puede ser delicada, sencilla y conmovedora, o subversiva y decididamente agresiva. Ya sea con aerosol, estarcido, pegado a una superficie, pintado, inspirado en la realidad (foto) o imaginado, el arte callejero tiende a comunicar un mensaje sincero o a intentar la poesía. Puede inspirar, asombrar, ofender. Será aún más corrosivo en tiempos difíciles, especialmente en épocas de malestar político o social.

… Al compromiso socio-político

Fue justamente de este malestar político y social, o mejor dicho de crisis sanitaria, que nació el proyecto “FORTALEZA”. Esta vez Pejac no se traslada a ningún sitio ajeno sino que se queda en su tierra, para trasladar el muralismo al Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Bajo los títulos ‘Distancia social’, `Superación’ y ‘Caricia’, el artista interviene en otro espacio urbano, un Hospital. En efecto, aquél consta ahora de un tríptico, o sea tres murales, que buscan transmitir un mensaje de optimismo y superación frente a la difícil situación actual. Por ser un lugar importante de los avances de esa crisis – la Valdecilla es considerado en España como uno de los hospitales pioneros en la lucha contra el Covid-19 y actualmente está participando en un estudio internacional que investiga una vacuna contra la enfermedad – este espacio se convierte en la representación más pertinente y representativa de la situación actual. Asimismo, la meta es la de honrar a las 50.000 personas que han muerto del virus en su país.

Hay quien ha donado mascarillas, otros han regalado batas, también han ofrecido tests.
Yo lo que mejor sé hacer es pintar.

Pejac, Fortaleza, en Instagram, el 16 de octubre de 2020

Caricia

Pejac, Caricia, Santander, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, 2020. © Pejac, www.pejac.es

Caricia pretende reflejar lo que se está viviendo día a día en el Hospital. Dos siluetas negras, separadas, se buscan con la mirada. Una representa a un paciente y la otra a un médico. A pesar de que extiendan sus manos -como para intentar acercarse de cualquier modo que sea- no pueden tocarse. Reflejo clarísimo de la situación que uno vive, la voluntad se choca con la realidad, a veces violenta y hasta enigmática. Sin embargo, sus sombras proyectadas, fondo de Monet -muy característico de Pejac-, simbolizan esa necesidad y voluntad de volver a tener contacto físico y por ello se llenan de color. Cabe decir que esa referencia a Monet se inscribe dentro de su afán por ofrecer arte a todos, incluso a los enfermos. En la sombra, las manos se juntan como para transmitir el mensaje que todo va a estar mejor, que todo es posible y que no estamos solos. Pejac explica:

He querido convertir las sombras de este médico y su paciente en un estanque lleno de vida, haciendo un tributo a uno de mis pintores favoritos, Monet, con sus nenúfares”.

Pejac

Superación

Pejac, Superación, Santander, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, 2020. © Pejac, www.pejac.es

En cuanto al mural titulado Superación, este tal vez es el más especial ya que lo hizo en colaboración con pacientes de oncología. En efecto, se realizó con la colaboración de varios pacientes de la unidad de oncología infantil que con sus manos le ayudaron a colorearla, compartiendo así lo que el artista define como una experiencia inolvidable a nivel artístico, pero sobre todo a nivel personal. Se revela entonces la obra ante nosotros: un niño levantado en su propia silla de ruedas, dibujando con su mano en la pared el “Campo de trigo con cipreses” de Van Gogh

Pejac aclara:

En esta obra observamos a un joven que logra llegar más alto que el resto, convirtiendo su silla de ruedas en un trampolín. Algo que podríamos hacer nosotros como sociedad: coger esta crisis y usarla para impulsarnos hacia adelante”

Pejac

Distancia social

Tomando como soporte a otro mural del Hospital cantabrio -una pared especial por ser quebrada en su mitad-  el mural Distancia social juega con el concepto de la ilusión óptica, conocido como ‘trampantojo’. Vista de lejos, esa obra parece una brecha o una grieta en el muro, sin embargo de cerca la percepción cambia y nos deja boquiabiertos. Adivinamos un conglomerado de personas que escapan de una “profunda” fisura, metafóricamente las diferentes formas en que el Covid ha quebrado la sociedad, porque en esa grieta estamos todos, intentando salir, cada uno a su ritmo. Están los jóvenes, los que no lo somos ya, los mayores con su apoyo, está la gente esperando un abrazo. Este enfoque nos permite distinguir una multitud de personas cuyos pequeños gestos de solidaridad y afecto transmiten optimismo y nos invitan a pensar en un futuro mejor. La obra de pejac puede considerarse finalemente como “un mural de homenaje y solidaridad hacia las víctimas” que pretende evitar que todo lo ocurrido caiga en el olvido.

El artista invisible ha aparecido bajo los nubarrones de la pandemia, esta vez, sin aprovecharse de la oscuridad para actuar con nocturnidad ni alevosía, sino para contribuir a iluminar a través de sus obras el lugar donde más necesaria es la luz: un hospital[1]

El País

Las palabras y los dibujos son parte integrante del imaginario urbano. A veces, el dibujo se basta por sí mismo, pero otras veces el dibujo y el texto se combinan en una obra gigantesca y magnífica, resultado de una creación. En este sentido, lo que sigue -un montaje de varios vídeos colgados en el Instagram del Artista- es el reflejo de todo el proceso creativo de una obra, su obra.

Conclusiones

La fascinación de Pejac por estos grandes nombres del arte o aquí por este acontecimiento mundial, esta crisis sanitaria que no excluye a nadie, es claramente visible en sus imágenes. Y esto es lo que busca este artista a través del arte callejero. Este arte que va a crear un vínculo entre el artista, el espectador y la ciudad“.[3] De hecho, aquí se establece un vínculo intrínseco entre el artista, el hospital como edificio, como motivo de autoexpresión, y el espectador. Así, como explica cuidadosamente Anna Waclawek en su libro Street Art and Graffiti:

Por su naturaleza incontrolable, la esfera urbana afecta al arte que se crea en ella, es decir, no sólo a la obra terminada sino también a la forma en que el artista experimenta su trabajo. En un estudio, el artista crea en silencio y mediación sobre una superficie cuyo tamaño y textura controla, pero esta dimensión introspectiva desaparece en la calle. Desde el momento en que la ciudad sirve de contexto a una producción artística, se establece necesariamente un vínculo con la obra en cuestión.

En efecto, todas estas obras “pejaquianas” son representantes de como el arte urbano logra trascender fronteras y estratos.  Los dos casos presentados, tanto el homenaje artístico como el compromiso social, analizados por medio del proyecto Fortaleza, forman parte de la disolución de las fronteras entre la acción artística y la acción política. Muchas de esas intervenciones ocurrieron en espacios públicos como la calle, que es lo que nos ha interesado destacar aquí, donde también tuvieron lugar ciertas manifestaciones políticas y ciertos desastres humanitarios. En tiempos de crisis y de miedo, aparentemente la calle no era el lugar ideal para exponer el arte; sin embargo, a pesar de la fragilidad del uso del espacio público para hacer estas acciones, los artistas están conscientes de que sólo de esa manera, podrán llegar a transmitir un mensaje político, o social en este caso, desde el arte y viceversa. Este arte, por último, trasciende las lenguas y las culturas. No sólo emanan de la visión del artista, sino también de las presiones y tensiones sociales de una época. Este imaginario extrae su significado de la tierra en la que florece.

Al fin y al cabo, los tres murales, considerados no solamente como obras artísticas sino como obras de compromiso social se convierten en el perfecto ejemplo de cómo el arte callejero o urbano puede tener tanta contundencia como para sugerir admiración, contemplación y emoción en el transeúnte. El homenaje que hace Pejac puede verse de manera metonímica como un homenaje a cualquier personal del campo sanitario que se esfuerce por salvar vidas. De hecho, nos recuerdan que la fuerza y la unión son lo único que nos ayuda para seguir adelante en esta lucha. Como lo subraya a propósito Rafael Tejido, el Director-Gerente de dicho Hospital, el artista “Pejac quería hacer un reconocimiento como homenaje a lo que es Valdecilla en su conjunto, profesionales y pacientes, representándolo de forma integradora, le estoy enormemente agradecido por su generosidad y su sensibilidad”.

El arte no es un medio de escapar de los conflictos del mundo, sino, al contrario, de entrar en contacto con ellos.”

Pejac

Bibliografía

ARMSTRONG, Simon, Street art, Paris, Flammarion, 2019.

CODEX, Urbanus, Pourquoi l’art est dans la rue?: origines et contours d’un mouvement majeur et sauvage de l’art contemporain, 2018.

CHRISTIAN, Marie et BENHAMOU, Cyrille, Les murs du confinement: street art et Covid-19, Saint-Denis, Omniscience, 2020, 286 p.

WACŁAWEK, Anna et ECHASSERIAUD, Lydie, Street art et graffiti, 2014.


Notas

[1] WACLAWEK, Anna. « Street art et graffiti », Thames & Hudson l’univers de l’art, Paris, 2012, p.84.

[2] WACLAMEK, Anna. Street Art et graffiti, op.cit., p. 65.
Traduction à partir du présent texte [ Tout comme l’art public, qui fait office d’outil dans la configuration d’un lieu puisqu’il prend en compte le paysage urbain et le transforme, le street art participe au processus de métamorphose de la ville. Il dialogue avec l’environnement urbain et contribue à l’élaboration de la culture visuelle de la cité. Tant l’art public contemporain que le street art peuvent sonder les structures culturelles d’une ville de façon ludique et critique ]

[3] NAVARRO, Juan, “El aplauso artístico del pintor invisible para los sanitarios de Santander”, El País, 30 de septiembre de 2020, https://elpais.com/cultura/2020-09-30/el-aplauso-de-arte-del-banksy-espanol-para-los-sanitarios-de-santander.html

Noémie Castellanos

Etudiante en deuxième année de Master Recherche LLCER espagnol et passionnée par le monde hispanique et latinoaméricain, c'est tout naturellement que je mets ma plume à son service .

More Posts


Noémie Castellanos

Etudiante en deuxième année de Master Recherche LLCER espagnol et passionnée par le monde hispanique et latinoaméricain, c'est tout naturellement que je mets ma plume à son service .

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search