Cinco días en Sevilla: entre investigación y turismo

Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía

José Vasconcelos

Un pintor: Murillo. Un esclavo: Sebastian Gómez. Unas investigaciones de tesina: El “mulato de Murillo”. Pintar lo divino [1]

Suele decirse que cuando uno trabaja en un tema, lo aprecia y lo hace suyo, porque en cierto modo se convierte en un especialista. Es precisamente este mecanismo, marcado por un cierto patos, al que se ha enfrentado el joven licenciado en Historia del Arte, Tanguy Lopez. En efecto, fue bajo la dirección de la señora Ventura-Teixera (MCF, Histoire de l’art moderne, AMU) y en el marco de una tesina de investigación en Historia del Arte que se dejó seducir por el tema de lo sagrado en uno de los rincones ineludibles de la península Ibérica: la bella Sevilla.

¿Un poco de historia?

En efecto, fue en esta Sevilla del siglo XVII donde el arte del Siglo de Oro español alcanzó su máximo esplendor. Durante décadas, Sevilla siguió siendo un lugar de arte. Los mecenas y patrocinadores, en su mayoría religiosos, recurrieron a una intensa producción artística. Entre los artistas que hicieron de la ciudad una de las más florecientes del territorio se encuentra Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682), apodado el “pintor de la dulzura”. Era el pintor preferido de la ciudad: para las iglesias, los conventos, incluso la Catedral, todos se lo disputían. Era uno de esos pintores que se convierten en referencia última. Como maestro, Murillo pudo desarrollar un destacado taller que iba a apoyarlo en el flujo de sus numerosos encargos. Sin embargo, en medio de estos aprendices en la mayoría “comunes”, uno de ellos logró destacarse por su talento y singularidad… Sebastián Gómez, también conocido como El Mulato de Murillo”, ya que originalmente fue propiedad de Murillo como esclavo, algo habitual en la Andalucía del siglo XVII.

La ciudad, descrita por los viajeros de la época como “más negra que blanca” o “parecida a un tablero de ajedrez[1] por su alto nivel de mezcla demográfica, se convirtió en uno de esos lugares ineludibles para el transporte de miles de esclavos. Y justamente en este taller, Sebastián Gómez habría conseguido liberarse de las cadenas inmateriales que le aprisionaban. ¿De qué manera? Según la leyenda “The Unknown Painter”, establecida en 1838 por un cuentacuentos danés, Hans Christian Andersen, y luego difundida en España durante siglos, Murillo descubrió una mañana a su esclavo pintando, acción que estaba formalmente prohibida en la época. Pero la magnanimidad y la grandeza de espíritu de Murillo le obligaron a liberar a su esclavo. Y no sólo eso, sino que le habría ofrecido ser su alumno y aprendiz. Al final, Sebastián Gómez, un esclavo con una formación atípica, se convirtió en pintor, autor de una producción exclusivamente sacra, pero muy enigmática, sin mucha información.

Este esclavo, el mito que rodea la forma en que fue liberado por Murillo, la relación que tuvo con su amo, su situación personal y profesional, y el análisis de sus obras son temas que requerían un mayor estudio, ya que este trabajo no se había hecho antes, o de forma incompleta. Es por tanto en el marco de este trabajo de investigación, y sobre todo por la necesidad imperiosa de consultar archivos imposibles de encontrar en Francia, que se hizo necesario un viaje al corazón de la capital andaluza, lugar donde vivió y evolucionó Sebastián Gómez.

Consciente de que la barrera idiomática podía convertirse rápidamente en un problema para Tanguy Lopez -mi pareja-, y siendo recién licenciada en Langues Littératures et civilisations étrangères et régionales (LLCER) español, fue bastante natural que le ofreciera mi ayuda como traductora durante esa estancia. Además, como tengo la oportunidad de compartir con él mis experiencias profesionales, en particular el laborioso camino de la investigación, vi en este viaje la oportunidad (que yo, personalmente, no tuve al redactar mi tesina de Master 1) de conocer mejor este fascinante e intrigante mundo de la investigación (¡y así poder compartir mi experiencia!).

Sevilla bajo todos los ángulos


Primer día

Tras tomar el avión en el aeropuerto de Marignane en Francia, llegamos el lunes 18 de octubre a Sevilla: el calor todavía sofocante y el ambiente histórico eran palpables. La gente no nos había mentido: cuando uno entra en Sevilla, entra en un micromundo.

La primera noche nos limitamos a pasear por las oscuras y estrechas calles, acompañados por el olor a tapas y los ecos de música flamenca. Tras recorrer varias iglesias (asombrados por la cantidad de representaciones o arquitecturas sagradas), nos encontramos frente a las Setas de la Encarnación. Una estructura contemporánea que se funde perfectamente con en el paisaje urbano e histórico de la ciudad. Inaugurada en 2011, dicha estructura de madera con forma de seta, de 150 metros de largo y 28 metros de alto, nos ofreció una espléndida vista de toda la ciudad. Plus: La visita nocturna es la forma perfecta de disfrutar de una vista panorámica de toda la ciudad mientras se sumerge en un ambiente cálido gracias a las diversas luces presentes en el lugar.

Foto de noche de las Setas de la Encarnación tomada por Noémie Castellanos (18 de octubre de 2021).

Segundo día

El segundo día lo dedicamos a investigar en los archivos de los “Protocolos Notariales”. Con antelación, mi cónyuge había acordado una cita con los encargados de los archivos (y les aconsejo hacer lo mismo para no perder tiempo). Hay que saber que los Protocolos Notariales abren a las ocho y media de la mañana, nosotros llegamos a las nueve y casi no había sitio para sentarse. Este dato hay que tomarlo en cuenta porque, por el tema del COVID, el protocolo se ha endurecido mucho y entonces el espacio para estudiar queda muy reducido: el aceso a los archivos se hace por orden de llegada. Luego, tras llenar un formulario en el que se nos pedían datos básicos (apellidos, nombre, dirección, etc.) e información más detallada (área de investigación, título de la tesis), empezamos a buscar en los archivos que pedimos (¡cuidado! No venga sin una idea o información específica sobre el documento que busca porque se pide precisión). Una vez llegadas nuestras cajas, durante un par de horas, pasamos hojas, estudiamos, revisamos; todo en vano. Ahí va lo difícil en el mundo de la investigación: la frustración de no encontrar nada, aun cuando tenemos la posibilidad de tener acceso a los archivos. En fin, Gómez parecía ser, como en las obras de arte barroco sevillano o Murillo que le dedican algunas páginas, ausente o de poco interés.

Foto de los Protocoles Notariales tomada por Noémie Castellanos (19 de octubre de 2021).
Foto de los Protocoles Notariales tomada por Noémie Castellanos (19 de octubre de 2021).

Después de haber consultado los libros de venta, en busca de la fecha de compra de dicho esclavo por parte de Murillo, y ante la ausencia de información, los archiveros nos aconsejaron acudir a lugares religiosos como la Iglesia San Bartolomé, donde habría vivido Murillo.
Entonces, mientras estábamos acudiendo al lugar indicado, nos dejamos seducir por la arquitectura y el paisaje de la ciudad: pequeñas calles, en todas partes, llenas de azulejos, iglesias y lugares históricos, como la última casa de Murillo, donde vivió algunos años.

Vídeo de la casa de Murillo, Noémie Castellanos (19 de octubre)

Tercer día

Foto de los Archivos Arzobispales tomada por NC (20 de octubre de 2021).

El miércoles 20 de octubre se dedicó de nuevo a la investigación, pero esta vez en los Archivos Arzobispal, en busca de un documento que pudiera mencionar un posible matrimonio de Sebastián Gómez, lo cual nos permitiría determinar momentos y/o acontecimientos claves de su vida. Nos ha llamado la atención un documento en el que se menciona a un tal Sebastián Gómez Hidalgo en 1679, aún sujeto a investigación y transcripción.

A mediodía, era hora de ir al Museo de Bellas Artes de Sevilla, donde teníamos una cita con Lourdes Páez Morales en los almacenes de la institución para ver en profundidad las dos únicas obras de Sebastián Gómez presentes en Sevilla. La señora Páez Morales nos recibió con mucho gusto y con ganas de conocer la meta de nuestra visita. Nos dió algunas informaciones acerca de la controversia que exite actualmente entorno al término de “mulato” que forma parte del apodo de Sebastián Gómez: ¿se debe conservar o eliminar?. Pues, tras largos intercambios, propuso a mi cónyuge redactar un pequeño artículo para el instagram del Museo (véase el apéndice). Por fin, nos hizo visitar el gran museo sevillano, colorido y acogedor, como la ciudad.

Foto de la entrada del Museo de Bellas Artes por NC (20 de octubre de 2021).
Foto de la vista desde la cima de la Giralda por NC (20 de octubre de 2021).

Tras el almuerzo, nos dirigimos a la Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla, un edificio gótico con decoración barroca y una gran cantidad de obras de arte, entre ellas las de Murillo. La visita finalizó con la torre de la Giralda, antiguo alminar de la mezquita preexistente, que hoy sirve de campanario de la Catedral. Ofrece una magnífica vista desde una altura de 100 metros. La jornada se coronó con una visita a la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, monumento histórico desde 1984, que alberga un pequeño museo taurino antes de entrar en la plaza de toros y admirar la majestuosidad del lugar.

Cuarto día

Por último, la mañana del jueves se dedicó a la investigación en la Casa de la Contratación de las Indias. Pero puede surgir una pregunta: ¿Por qué investigar en el primer organismo administrativo creado para el Nuevo Mundo? En gran parte porque Sebastián Gómez, como muchos artistas de la misma época, envió algunas de sus obras a las Indias, especialmente a México. El objetivo era adquirir información sobre este intercambio, que debería figurar en los libros de contabilidad, pero las investigaciones quedaron sin ningún resultado fructífero.

La tarde la pasamos en el Real Alcázar de Sevilla, un palacio fortificado construido por los omeyas españoles, considerado el ejemplo más brillante de la arquitectura mudéjar en la Península Ibérica. El lugar donde se celebró la boda de Carlos V y su prima Isabel de Portugal en 1526 fue la ocasión para pasear durante unas horas por una arquitectura muy típica, definida por un perfecto equilibrio entre un interior suntuoso y ornamentado y un jardín monumental y grandioso.

Fotos del Real Alcázar tomadas por Noémie Castellanos (21 de octubre de 2021).

Vídeo del especáculo de flamenco (Álvarez Quintero), Noémie Castellanos (19 de octubre)

Desués de ese gran paseo por los jardines del Real Alcázar (y ahí le aconsejo tomarse medio día como menos para poder visitarlo todo) decidimos buscar un tablao sevillano para poder ver un espectáculo que nos dejaría boquiabiertos. No se puede ir a Sevilla sin ver un auténtico espectáculo de flamenco. Por suerte, Flora López, quien había estado durante un año en Sevilla, me aconcejo uno en particular: el Tablao Flamenco Álvarez Quintero. Cuesta 16 euros cuando eres estudiante (cuando otros te proponen 30 euros), y es uno de los más baratos y todavía más auténtico de la ciudad. De hecho, la velada estuvo amenizada por un espectáculo de flamenco increíble, un baile inventado en el siglo XVIII, acompañado por la guitarra y su música conocida como “el toque”, pero también por las palmas y los tacones. Los trajes velados, elegantes y coloridos nos transportaron al ambiente andaluz del siglo XVIII.

El turista y el investigador

En fin, a pesar de no encontrar nada en términos investigativos, estuvimos muy agradecidos de haber podido tener la oportunidad de ir a Sevilla. Una ciudad que no ha perdido nada de su esplendor y majestuosidad. Conseguimos combinar la investigación y el descubrimiento de una magnífica ciudad. Pasamos de la Sevilla del siglo XVII con todos sus archivos, obras y arquitectura a la Sevilla de hoy con las Setas modernas, que se integra perfectamente en el casco histórico, pasando por supuesto por la Sevilla del siglo XVIII y sus espectáculos de flamenco que se pueden escuchar (y ver) en las callejuelas de la ciudad. Sevilla merece su reputación pues Sevilla tiene un color especial, Sevilla sigue teniendo su duende, Me sigue oliendo a azahar


Apéndice:

Bibliografía

BOCCHERINI Y CALONGE, Alfredo, Romancero español colección de romances hitsóricos y tradicionales, Madrid, Librería de la Viuda é Hijos de D. J. Cuesta, 1873.

CEÁN BERMÚDEZ, Juan Agustín, Diccionario histórico de los mas ilustres profesores de las Bellas Artes en España, t. II, Madrid, Viuda de Ibarra, 1800, p. 203-204.

HANS CHRISTIAN, Andersen, « The Unknown Painter », Chambers Edinburgh Journal (335), 30 juin 1838.

VALLEJO, José Mariano, « Sebastián Gómez », Revista Contemporánea, mars-avril 1882, p. 257-274.

Notas

[1] LOPEZ, Tanguy. “Sebastian Gomez “El mulato de Murillo” : Peindre le Divin”, tesina de primer año de maestría bajo la dirección de Celine Ventura-Teixeira, Aix-Marseille Université, Departamento de Historia del Arte, septiembre 2021.

[1] STELLA Alessandro, « L’esclavage en Andalousie à l’époque moderne », Annales. Économies, Sociétés, Civilisations, 47ᵉ année, N. 1, 1992, p. 51.

Noémie Castellanos

Etudiante en deuxième année de Master Recherche LLCER espagnol et passionnée par le monde hispanique et latinoaméricain, c'est tout naturellement que je mets ma plume à son service .

More Posts


Noémie Castellanos

Etudiante en deuxième année de Master Recherche LLCER espagnol et passionnée par le monde hispanique et latinoaméricain, c'est tout naturellement que je mets ma plume à son service .

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search