1531: Misteriosa aparición de la Virgen de Guadalupe en Tepeyac, México

Aparecida a un indígena llamado Juan Diego Cuauhtlatoatzin en 1531 en el cerro del Tepeyac, cerca de la Ciudad de México, la aún llamada “Patrona de las Américas” o la Virgen de Guadalupe, imprimió en el pueblo mexicano una historia que ocupa un lugar destacado en su convicción religiosa. ¿Cómo se cuenta esta historia? ¿Por qué ha llegado a ser tan concurrido el peregrinaje a Tepeyac?

« Santuario a Nuestra Señora Virgen de Guadalupe » en Tepeyac, México

Según la leyenda y tras el retorno de la paz en la comunidad mexicana, unos diez años después de la conquista de México, la población comenzó a dedicar un firme culto a Dios. En este contexto, la Virgen María se le habría aparecido un sábado por la mañana de 1531 a un pobre hombre llamado Juan Diego. Éste iba camino a México para cursar el catecismo, pasó cerca del cerro de Tepeyac y se sintió atraído por el canto de los pájaros que venían del cerro. Sorprendido, el joven se hizo mil y una preguntas. Después de que los pájaros dejaran de cantar, habría escuchado una voz que le llamaba desde la cima del cerro con sus palabras: « Juanito, Juan Dieguito”. Así que decidió subir la colina, y cuando llegó a la cima, habría visto a una hermosa joven rodeada de luz blanca y de pie. Así que no se atrevió a acercarse a ella. Entonces, la joven le habría pedido que se acercara y él obedeció.

Observó que su ropa brillaba como el sol, y la roca sobre la que estaba de pie parecía lanzar rayos. Todo a su alrededor brillaba. Juan Diego se arrodilló para magnificar a la virgen… La joven dama le dijo: « Hijo mío, el más pequeño, Juanito, ¿a dónde vas? » « Señora mía, reina mía, le contestó: voy a su casita de México Tlatilolco, para aprender las cosas de Dios que nos enseñan los dirigentes de nuestro Señor, nuestros sacerdotes. » De repente, la Virgen María le habló de su precioso deseo. Ella le habría dicho:

« Muy bien, créeme, hijito mío, soy perfecta, siempre virgen, la Virgen María, la madre del verdadero Dios, el creador del hombre; la dueña de lejos y de cerca, la dueña del cielo, la dueña de la tierra, […] ve al palacio del Obispo de México, y dile que te envío para revelarle cuánto deseo que construya un templo en este lugar, en esta colina. Le dirás todo lo que has visto y apreciado […].

VALERIANO, Antonio, « Nican Mopohua« citado en « Histoire de notre dame de Guadalupe », disponible en: https://opusdei.org/fr/send_to_friend/article/histoire-de-notre-dame-de-guadalupe/14 Mai 2010, (consulté le  20/11/20). 

Después de varios viajes de ida y vuelta entre el obispado y el lugar de la aparición, Juan Diego finalmente llegó a convencer al obispo, mostrándole su manto sobre el cual apareció milagrosamente la imagen de la Virgen María. Todos se postraron para darle la gloria. La última aparición tuvo lugar el 12 de diciembre de 1531 y el Papa Pie X ordenó la construcción de un santuario en el lugar indicado por la Virgen. Juan Bernardino, el tío de Juan Diego, declaró que él también habría presenciado una aparición de la Virgen María ese mismo día y que ella le habría contado su deseo de ser llamada « Virgen María de Guadalupe ».

Representación escultórica de la adoración de la virgen de Guadalupe en santuario del cerro de Tepeyac. Fuente: Pixabay.

Es evidente que la aparición de la Virgen María en Tepeyac es un misterio que permanece fundamentalmente vinculado a la religión cristiana en México, en vista de la consideración y el culto que las autoridades religiosas dedican a este lugar y a la imagen de la Virgen. De hecho, mucha gente viaja allí cada año.

Esta peregrinación, la más espléndida de México, es la que se hace en honor a la Virgen de Guadalupe. Cada 12 de diciembre, la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe recibe la llegada de millones de peregrinos de todo el mundo que viajan durante días para mostrar su amor a la Virgen. No escatiman en la inversión de tiempo, dinero y esfuerzo para organizarlo y llevarlo a cabo. Los peregrinos vestidos con uniformes, trajes típicos, llevando cuadros que representan el momento de la aparición de la Virgen a Juan Diego, y todo tipo de pancartas, velas y ofrendas. Muchas peregrinaciones también incluyen una banda que marca el paso con el sonido de tambores y carros alegóricos.

El flujo de peregrinos aumenta cada año. El Santuario recibe alrededor de 500 peregrinaciones durante el mes de diciembre y alrededor de dos mil peregrinaciones anuales: familias, escuelas, asociaciones civiles, empresas, sindicatos, organizaciones, hospitales, comunidades, parroquias, diócesis, seminarios, congregaciones, etc., así como visitantes de comunidades en el extranjero, especialmente de los Estados Unidos y América Central.

Los motivos de estas peregrinaciones están relacionados con las promesas que algunos peregrinos hacen a la Virgen a cambio de un favor. Otras personas viajan sólo para rezar o por simple turismo. Entre las mandas que se dirigen a la Virgen están: caminar de rodillas durante una larga distancia, caminar descalzo, ofrecer dinero a la Iglesia en honor a la Virgen. Estos son signos de que encuentran algo a cambio y este es todo el misterio de Nuestra Señora de Guadalupe.

Convirtida en el símbolo fuerte de la fe cristiana mexicana, la estatua de la Virgen de Guadalupe, que domia la ciudad, sigue haciendo milagros hasta hoy. Esto se justifica por el creciente número de peregrinaciones que van allí en busca de milagros de curación y éxito en la vida.

Véronique Danon Agbo Oundji

Etudiante en Master 1, études hispaniques et latino américaines à l'Université d'Aix-Marseille.

More Posts


Véronique Danon Agbo Oundji

Etudiante en Master 1, études hispaniques et latino américaines à l'Université d'Aix-Marseille.

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search