Mi experiencia de la Semana Santa

Durante mi semestre Erasmus en Salamanca en la primavera de 2019, mi familia vino a visitarme en la ocasión de las vacaciones de Pascua, o sea la famosa Semana Santa. Nos fuimos a Andalucía para visitar las ciudades de Granada, Córdoba y Sevilla; una visita que duró 5 días, con un regreso a Salamanca para el fin de semana.
La Alhambra de Granada así como la mezquita-catedral de Córdoba y el Palacio del Alcázar de Sevilla me emocionaron por su belleza.

Pero ni yo ni mis padres ni mi hermano mayor nos esperábamos a tener que caminar tanto, en medio de tan largas procesiones religiosas en las cuales se mezclaban penitentes llevando el capirote y costaleros llevando pasos tan grandes.

Concretamente, la Semana Santa es la conmemoración cristiana anual de la Pasión del Cristo (Entrada en Jerusalén, Última Cena, Viacrusis, Crucifixión y Resurrección del Cristo). Sin embargo, según los lugares, su celebración suele iniciarse el viernes anterior a la Semana Santa, aunque personalmente no lo noté en absoluto en los lugares que tuve la ocasión de visitar.
La Semana Santa es precedida por los 40 días de Cuaresma y coincide con la última semana de este período. Puede ser en marzo o en abril, según el calendario anual.
Su organización y más concretamente la preparación del desfilé de los pasos procesionales se hace dos o tres meses antes de la fecha.

La Semana Santa dura 8 días, empezando por el Domingo de Ramos y acabando por el Domingo de Resurrección. Cada día, por las 5 de la tarde, empiezan largas procesiones durante las cuales se exhiben escenas de la Pasión del Cristo así como de la Virgen de la ciudad. Igualmente se toca, con percusiones y trompetas, una música que a mí me pareció a la vez inquietante y dramática.

Las procesiones hasta el Sábado Santo se llaman estación de penitencia. La experiencia más impresionante la tuve en Córdoba. Mientras paseábamos por las calles de la Judería, nos encontramos en medio de una bochornosa muchedumbre. El efecto de densidad se reforzaba con la estrechez de las calles de la Judería. Intentar caminar entre tanta gente se hacía imposible por momentos, lo que nos obligó a cambiar de itinerario.

El día más triste en la Semana Santa es el Viernes Santo, cuando se celebra la crucifixión y muerte del Cristo. La música se hace más lóbrega que nunca y el ambiente es más solemne.
Al final de semana, estábamos ya de vuelta a mi pisito de Salamanca. Las procesiones me dejaron un sentimiento ambiguo, de tristeza y excepcionalidad.

El Domingo de la Resurrección está marcado por procesiones más alegres, ya que se trata de festejar la resurrección del Cristo. Por supuesto, las procesiones de este día se conocen como estancia de gloria. Incluso la música se hace más reconfortante y alegre. La procesión es más reducida y la gente más feliz. Así que tuvimos menos dificultad para salir a pasear.

Me pareció muy interesante esta experiencia, pero no participaría cada año en estas procesiones demasiado ruidosas.

Aurélia Courte

Étudiante en deuxième année de master « Études hispaniques et latino-américaines ».

More Posts


Aurélia Courte

Étudiante en deuxième année de master « Études hispaniques et latino-américaines ».

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search