« Joaquín Sorolla, luces españolas »: una exposición en Aix-en-Provence

Vista del interior de la exposición. Estamos en una de las salas. En el medio hay un sillón redondo y alrededor en las paredes encontramos cada cuadros. Estos cuadros benefician de un tratamiento con la luz del hotel muy particular.
Vista del interior de la exposición en el Espace Caumont: el ambiente luminoso recreado por las salas (Fotografía: Noémie Castellanos, 2020)

Dentro de una escenografía sobria, elegante y misteriosa, aparecen las llamativas obras de una España luminosa y mediterránea, fruto de la mano de uno de los artistas españoles más populares, optimista y moderno : Joaquín Sorolla y Bastida (1863-1923).

Bajo la dirección de María López Fernández, doctora en Historia del arte y especialista en pintura de los siglos XIX y XX, el Hotel Caumont organizó una retrospectiva del genio español, desde el 10 de julio hasta el 1 de noviembre de 2020, que invita el público, a lo largo de la exposición, a descubrir el proceso creativo y mental del pintor. Desde los dibujos preparatorios y bocetos, que él suele llamar sus “notas de color”, hasta sus obras maestras, por las que se hizo famoso.

Sorolla […] vio la constante brisa de las olas hinchando las velas de los barcos pesqueros inundados de sol. Nadie logró devolver mejor el olor solado, el monótono crujido de la frescura del aire a orillas de los mares soleados

Élie Faure, Les Salons. Société des artistas français, 7 de mayo de 1902[1].
Texto a propósito del autor. Lo encontramos en una pared negra, escrito en blanco. Son puntos bibliográficos.
Texto « expographique » (Fotografía Noémie Castellanos, 2020)

Esta exposición contó con cerca de 80 pinturas, entre las cuales se deslizaban dibujos y estudios (grandes carteles aclarativos se mezclaban, dentro de un ambiente cálido, entre las paredes del Hotel Caumont) del que es uno de los referentes esenciales de la pintura española de finales del siglo XIX y principios del XX.

Cuadro de JOAQUÍN Sorolla titulado La familia. Representa una familia siguiendo el modelo de Velásquez
Joaquín Sorolla, La Familia (1901), óleo sobre lienzo, 185 x 159 cm,
Museo de la Ciuuad de Valencia, Ayuntamiento. (Fotografía: Noémie Castellanos, 2020)

Joaquín Sorolla nació el 27 de febrero de 1863 en Valencia, gran ciudad de la costa mediterránea española. A los 18 años y después de una formación en su ciudad natal (que favorecerá cierta madurez del autor), se trasladó a Madrid para completarla en contacto con grandes maestros expuestos en el Museo del Prado. En particular, estudiará la obra de Diego Velázquez, por lo que será calificado como  “hijo de Goya, nieto de Velásquez” según el escritor español Vicente Blanco Ibáñez.
En ese sentido, La Familia, situado en la primera sección “Sorolla y la tradición española”, se transforma en una especie de recordatorio en la medida en que hace referencia directa a Las Meninas del Maestro del siglo XVII.

En 1884, Joaquín Sorolla acudió a Roma, como suele ser la costumbre entre los artistas desde hace varios siglos. Una estancia corta pero que le permitió entrar en contacto con las obras de los grandes maestros del Renacimiento italiano. Al año siguiente, se trasladará a París con el objetivo de visitar la “Ciudad de las luces” [traducción libre]. Allí descubrió el Impresionismo, una corriente artística que influiría de manera importantísima en su estilo posterior.

En 1888, el joven artista se casó con Clotilde García en su ciudad natal. La pareja se instaló durante un año en Asís (Italia) antes de establecerse definitivamente en la capital española. Rápidamente, Joaquín Sorolla, logró hacerse famoso, aunque por aquellos años, todavía, conserva un estilo bastante oscuro, lejos de la felicidad, luminosidad y espontaneidad de un cuadro como Niños en el mar, playa de Valencia. Paulatinamente, los efectos de luz y el realismo social son aspectos que empiezan a animarle.

Teniendo en cuenta todos estos cambios en la vida del autor y sus fuentes de inspiración y creación, la evolución de Sorolla es representativa de la pintura española de finales del siglo XIX. Luego, por segunda vez, en 1894, viaja a París. Un momento bisagra, un verdadero punto de inflexión en su joven carrera que, bajo la influencia del Impresionismo, comenzó a iluminar considerablemente su paleta. Paralelamente a su búsqueda de la luminosidad, y todavía siguiendo el modelo impresionista, Sorolla experimentó con la instantánea, inspirándose en la fotografía y el grabado japonés.

Joaquín Sorolla, Nadadores (1905), Xàbia , 1905, óleo sobre lienzo, Museo Sorolla,
Madrid (Fotografía Noémie Castellanos, 2020).

Quizás sea el óleo sobre lienzo conocido como Nadadores. Xàbia, el que mejor representa la fecundidad de su labor. Esta pintura anuncia el futuro estilo -todavía en construcción- del artista español, combinando la sutiliza del tacto y la claridad de la composición. Las brillantes escenas de playa empezaron a ocupar un lugar fundamental en su producción, y las 80 pinturas presentes en la exposición lo ilustraban perfectamente. Este estilo de pintura, que es una investigación sobre los efectos de la luz, a menudo en combinación con el agua, ha sido descrito como “luminoso”. Es el caso de este joven nadador, nacido de un viaje del artista a Xàbia en 1905. Un viaje que le permitió hacer una serie de “notas de color” donde empezó a estudiar asiduamente y cuidadosamente el comportamiento del mar y la apariencia de los niños en la playa y bajo el agua.

Cuadro de JOAQUÍN Sorolla titulado "Saliendo del Barco". En este cuadro se reconstituye un escena "costumbrista" al lado del mar.

Joaquín Sorolla, Saliendo del barco, óleo sobre lienzo, 100 x 120 cm, Colección particular (Fotografía Noémie Castellanos, 2020).

He presenciado el regreso de la pesca: las hermosas velas, los grupos de pescadores, las luces de mil colores reflejándose en el mar, la picante conversación de mucho de mis viejos modelos, me proporcionaron un rato difícil de olvidar

Carta de Sorolla (Valencia) a Clotilde (Madrid) los días 23 y 24 de noviembre de 1907.

Los niños jugando, el agua, la arena, el sol, las velas de los barcos y los pescadores; todos estos temas son el credo de las obras del artista, que encontró su apogeo con el lienzo Saliendo del barco, unos años antes de su muerte. Encontramos de nuevo -como punto común- el característico blanco brillante de los vestidos que cubren a los pescadores, pero sobre todo, el espectador presencia, dentro de esta atmósfera misteriosa requerida por las secciones, el toque libre y brillante -derivado del impresionismo- que da a su pintura un dinamismo excepcional.
La atmósfera creada por el Hotel Caumont, con la cual el espectador, caminando por las secciones, se puede sumergir, coincide con el exalto de la luz y del color que se encuentra en los cuadros del pintor.

Fue en el año 1920 cuando Joaquín Sorolla sufrió un accidente cerebrovascular, un accidente que lo dejó hemipléjico. Durante los tres últimos años de su vida, no podrá volver a pintar. Joaquín Sorolla murió el 10 de agosto de 1923, a raíz de esta tragedia (y de cierta manera por la frustración que le general el no poder pintar). Veintidós años después, se le concedió la Medalla de Honor de la exposición universal de Paris tras haber sido nombrado Caballero de la Legión de Honor.

Esta retrospectiva excepcional retiró el velo, para el público francés, sobre el artista que fue Joaquín Sorolla. María López Fernández, a través de un recorrido temático, construyó la exposición sobre tres cuestiones y retóricas fundamentales:

  • el proceso creativo del artista,
  • las fuentes de los temas de su obra y
  • la evolución de estos.

Así, en este sentido, esta exposición permitió al espectador, entrar en contacto con el universo del artista, resueltamente cálido y mediterráneo; y posibilita también la construcción de un homenaje que respeta escrupulosamente la mentalidad del artista.

Para tener una idea del ambiente peculiar -cálido y colorido- que definía al pintor Joaquín Sorolla y que el Hotel Caumont supo reconstruir de manera excelente, en Youtube se puede encontrar esta reconstrucción titulada (en francés) « Exposition “Joaquín Sorolla, lumières espagnoles” à l’Hôtel de Caumont »:

¿Te interesan las visitas guiadas?

Aquí tienes toda informacion que necesita alguien para disfrutar de un momento de exploración comentado: https://www.caumont-centredart.com/fr/visites-commentees-joaquin-sorolla-lumieres-espagnoles Visites commentées : Joaquín Sorolla, lumières espagnoles


[1] « Sorolla […] a vu la brise constante des flots gonfler les voiles des barques de pêche, inondées de soleil. Nul n’a mieux que lui rendu l’odeur salée, le bruissement monotone des vagues et la fraîcheur de l’air au bord des mers ensoleillées. [sic] » Elie Faure, Les Salons. Société des artistes français, 7 mai 1902. La traducción al español es nuestra.

ncastellanos

Etudiante de Master 1 Recherches LLCER espagnol, passionnée par le monde hispanique et les Arts, c'est tout naturellement que je mets ma plume à son service.

More Posts


ncastellanos

Etudiante de Master 1 Recherches LLCER espagnol, passionnée par le monde hispanique et les Arts, c'est tout naturellement que je mets ma plume à son service.

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search